Psicología

¿Fobia social? – ¿Qué es una fobia social?

images (1)

¿Qué es una fobia social?

Una fobia social es un tipo especial de miedo. Todos tenemos miedos a cosas como las serpientes venenosas, los perros rabiosos, las infecciones, los accidentes, aunque este miedo se traduce en un comportamiento de simple cautela frente a las situaciones de peligro y además el miedo AYUDA a estar alerta en la vida cotidiana en vez de INTERFERIR en ella de forma limitante y negativa.
Hablamos de fobias cuando la intensidad con la que experimentamos el miedo frente a los distintos peligros es:

  • injustificado por la objetividad del peligro
  • inoportuno (no lo sentimos en el momento apropiado)
  • desmesurado (sentimos más de lo que deberíamos)
  • interfiere nuestra vida normal de forma innecesaria, y nos reduce nuestra capacidad de acción y goce.

Las personas con fobia social son especialmente sensibles al lenguaje no verbal de los demás, se dan cuenta de cada mínimo gesto o expresión fácil y captan cualquier pequeño indicio de desagrado, incomodidad o cualquier otra emoción negativa en los demás. Aunque a menudo son especialmente buenos leyendo a los demás, suelen atender más a los gestos de rechazo que los de aceptación y a veces interpretan gestos neutros o ambiguos como de rechazo hacia ellos, sin tener en cuenta otras interpretaciones posibles. Por ejemplo, una expresión facial en la otra persona que indique cierta confusión y que pasaría desapercibida para la mayoría de las personas, es captada claramente por la persona con fobia social, lo cual es una gran ventaja, pero, desgraciadamente, tiende a interpretarlo como una prueba de rechazo, o llevarle a pensar que es él o ella la causa de la confusión porque habla o se comportas de manera extraña. Y eso no tiene por qué ser cierto.

Por tanto, esta gran capacidad para leer a los demás, se convierte en una pesadilla cuando no interpretas correctamente aquello que ves o cuando das demasiada importancia a los pequeños gestos negativos (de desagrado, confusión, etc.) que percibes en los demás. Por ejemplo, no es lo mismo pensar: “Cuando le hablé de ese tema percibí un gesto de desagrado, no sé a qué se debe, tal vez ese tema le trae malos recuerdos”, que pensar: “Cuando le hablé de ese tema percibí un gesto de desagrado, creo que no le gusto, que me considera una persona entrometida y estúpida”. Las personas con ansiedad social tienden a hacer con más frecuencia interpretaciones como esta última y, por tanto, es muy importante que aprendan a cambiar su modo de interpretar la realidad para hacerla más constructiva y menos centrada alrededor de sí mismos.

descarga (2)

La auto-referencia

Los fóbicos sociales tienen también tendencia a pensar que el mundo gira alrededor de ellos. Eso no se debe a vanidad o a un rasgo narcisista, sino tan solo al miedo. Cuanto mayor sea tu miedo al rechazo o desprecio de los demás, mayor será tu tendencia a pensar que cualquier cosa que digan o hagan tiene que ver contigo. Así, si un grupo de gente se ríe mientras pasas delante de ellos, tenderás a pensar que se ríen de ti. El resultado es que, efectivamente, tiendes a comportarte como si todo el mundo estuviera pendiente de ti, de lo que haces, de lo que dices y de tu presencia, cuando lo más probable es que ese grupo de gente que ríe ni siquiera se diera cuenta de que pasabas a su lado, porque estaban enfrascados en su propia conversación.

La baja autoestima es también un gran enemigo de las personas con ansiedad social. Si te crees incompetente, piensas que no puedes gustar a nadie, que si les gustas es porque no te conocen de verdad, que eres una persona aburrida, que nadie podría tener interés en ti, entonces cuando te relaciones con la gente tenderás a esperar el rechazo y, por tanto, te acercarás a ellos con miedo y con un comportamiento que acabe generando rechazo: no dirás más que monosílabos, no mirarás a la cara a la otra persona, tu lenguaje no verbal será el de alguien que deseas esconderse, etc. Este comportamiento puede generar rechazo en sí mismo.

La personalidad altamente sensible

Muchas personas con fobia social tienen lo que suele llamarse una personalidad altamente sensible. Se trata de un tipo de personalidad con muchas características positivas, pero que puede predisponer a ser también especialmente sensible al rechazo, sobre todo porque si se produce, aunque sea sutilmente, lo vas a ver, no te va a pasar desapercibido como le sucede a otras personas. Lo verás, y además te afectará especialmente dada tu mayor sensibilidad.

Perfeccionismo

El perfeccionismo suele formar también parte de la personalidad de aquellos que tienen ansiedad social. Aunque suele tratarse de una necesidad de ser perfectos de cara a los demás, es decir, cuando hay otras personas delante. Piensan que cualquier mínimo fallo revelará al mundo su total incompetencia, incapacidad o estupidez y quedarán descubiertos y en ridículo. Es decir, es un reflejo de su baja autoestima. Muchos de ellos han sido víctima de burlas, desprecio o insultos en su infancia, lo cual les generó esa sensación de ser “defectuosos”. También pueden sentirse avergonzados de sí mismos y con una tendencia a sentir vergüenza con facilidad. Pero todos estos sentimientos parten del mismo lugar: no creerse lo bastante buenos, lo bastante aceptables. Cualquier pequeño fallo o metedura de pata es para ellos de suma importancia porque lo ven como una prueba de que verdaderamente son defectuosos o hay algo “roto” en ellos. De ahí esa necesidad de ser perfectos.

Síntomas físicos

Los síntomas de la ansiedad que aparecen en la persona que tiene fobia social cuando se expone a lo temido pueden llegar a ser el símbolo de ‘lo peor’ que le sucede:

  • Sequedad de boca (junto a la idea de que uno se ‘atrabancará’, tartamudeará, toserá, no podrá hablar, etc.)
  • Palpitaciones (el corazón parece correr demasiado deprisa o irregularmente y eso producir desmayos, ataques cardíacos, mareos, o algún tipo de colapso)
  • Temblores de manos, pies o voz que pueden ser rápidamente observados y delatarnos como ‘inferiores’ o ‘penosos’ o ‘impresentables’.
  • Sudor (en las manos que luego puede que tengamos que presentar en un saludo; sudor corporal que traspasa la ropa y nos avergüenza haciendo nos aparecer como ‘indeseables’ o ‘repugnantes’)
  • Rubor (angustia + sentimientos intensos de vergüenza)
  • Falta de concentración (que nos haga olvidar datos que queríamos decir o desorganice el curso del pensamiento de modo que no sepamos de donde veníamos o a donde queríamos llegar)

    ¿Cómo afecta nuestras vidas la fobia social?

    Nos empobrece reduciendo a la mitad nuestra vida social, nuestras posibilidades de ocio y progreso profesional.
    La frustración que todo ello implica puede reflejarse indirectamente en forma de desánimo general (a veces es causa de caer en un depresión tras un larga etapa vital de sufrimiento) e irritación descontrolada con el circulo familiar íntimo.
    Las relaciones que exigen iniciativa, sostén y aportación por nuestra parte se pueden llegar a ver gravemente resentidas y romperse.
    Elimina aquellos oportunidades que suelen provenir de la actividad social (hacer amigos en el colegio o en el trabajo, participar en las equipos, promocionarse en el trabajo, etc.) . Puede ocurrirle a un fóbico social que rechace un buen trabajo solamente por el miedo que tiene a las nuevas responsabilidades, especialmente si tiene que tratar con muchas personas y hacer reuniones.

    ¿Soy un bicho raro?

    De 1-2 por mil de los hombre y 2-3 por mil de las mujeres padecen fobia social. Es una dificultad que se conoce bien, tanto el porqué se produce como el modo en el que puede tratarse.

images

——-> ¿Qué puedo hacer?

Primero enfrentar el miedo, no quiero decirte que te lanzaras al vacío y sera de súbito de todo.

Debes aumentar tu autoestima y estar consciente de que debes estar junto a demás personas, toda los días nos vinculamos con personas nuevas.

Anímate a superar tus miedos, tu eres muy importante y no debes ocultarte,demuestra quien eres.

No te dejes caer.

¡Vamos guerrero!

¿Y si no puedo?

Es el momento de acudir a un profesional. Existen distintas psicoterapias exitosas contra la fobia social, siendo un problema clínico relativamente sencillo de solucionar comparado con otros trastornos mentales mayores.
A veces la verdadera dificultad es el orgullo o la cicatería lo que nos impide reconocer que tenemos un grave problema y acudir a un profesional competente.

——> Pero yo prefiero decirte que tu tienes autoridad de tu vida y si te lo propones , lo lograrás.

Fuente:

http://www.cop.es/colegiados/a-00512/timidez.html

http://motivacion.about.com/od/psicologia/a/Que-Es-La-Fobia-Social.htm

images (2)

Annette

Anuncios

Deja un comentario ♥

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s