Un espacio de mis locuras

ROBAR ES UN ARTE [Relato corto]

robaresunarte

— La buena vida no se consigue trabajando, la buena vida empieza cuando eres feliz.

Atte. Un ladrón

ROBAR ES UN ARTE

 Vivía como reyes, en un paradisíaco lugar, lleno de amor, calor familiar; pero no siempre decides estar bien, me hundí en la mala vida y derrame mis sueños junto a todas las aspiraciones que construí con mi novia, mi familia y amigos.

Recuerdo un 15 de Diciembre como si fuera ayer, paseaba con mi novia, mi alegría, pero aconteció un momento inesperado, dos sujetos que desconozco se atravesaron en nuestro camino, ellos estaban apresurados y acabaron por amenazarnos.

Arrebataron a mi primor de mi lado, para quitarle su bolso, yo en el afán de defenderla, les pegué a esos individuos…

Ellos solamente enojados, nos dijeron: “Dennos la cartera y no pasara nada”

Mi princesa, se rehusó y yo estaba por defenderla y le decía da la cartera…

Ellos seguían  “DÁNOS LA MALDITA CARTERA”

En el mismo instante que mi princesa dijo una vez más “No”

Ellos no dudaron en disparar, así acabaron por darle 3 disparos y huyeron enseguida… Mi preciosa solo dijo: “Lucas,te amo”

Estaba desconcertado al mismo tiempo que pedí ayuda, conseguí llevar a mi primor de inmediato a una clínica; pero por más que ellos hicieron todos sus esfuerzos, ella murió.

Los médicos salieron a decirme que una de las balas afecto a mi princesa y murió en el acto, solo quise verla por un momento más  y el Doctor me dijo: “Señor lo lamentamos, su hijo también murió”

Sorpresivamente dije —¿Hijo? ¿De qué me habla? —

Solo dijo, su novia esperaba un hijo…

Mi mundo se vino abajo, quería morir en ese instante, corrí apresurado donde mi princesa, y solo solloce y le dije: “Mi  princesa, ¿Por qué me dejaste?, Susan, mi vida, ¡Vuelve!

Su cuerpo frio e inmóvil estaba cerca de mí, no podía creer que perdí a mi nueva familia sin saberlo.

Llamé a sus padres y ellos no dudaron en echarme toda la culpa de lo acontecido, afortunadamente mis padres también estaban a mi lado soportando mi dolor…

 Los Doctores también le contaron a mis padres y a los de Susan  del hijo que esperaba ella. Yo les conté lo que sucedió, pero sus padres no me creyeron y seguían culpándome.

Fui a su velorio, y luego a su sepelio, aunque los padres me sacaban de ahí  porque ellos aseguraban que yo era el culpable de la muerte de Mi Princesa.

Fueron osados los padres de Susan, me demandaron y yo hui del país sin rumbo. No quería pagar una pena sin sentirme culpable…

En tierra extranjera me sentí como un extraño, cambie de identidad y de Lucas pase a ser Juan, me dedique a robar en aquel lugar, no tenía para comer y hacer algo productivo me resultaba difícil.

La primera vez que robe no fue fácil, porque la victima termino dándome con la cartera que yo pretendía robarle, la segunda vez me propuse robarle a un esquinero, iba con una navaja que hallé, pero tampoco me resulto, ese individuo, termino hiriéndome la pierna…ventajosamente fue superficial y yo pude correr.

Sinceramente no tenía futuro ni como ladrón, hasta para eso era inútil, me dedique a mendigar y así pude pasar una semana comiendo pan duro, hasta que un día presencie un asalto, un hombre le robo la billetera a un señor y también poseía una navaja y lo consiguió, solo dije — “Ese tipo es genial” —

Lo seguí apresuradamente hasta alcanzarlo y le dije “Vi todo”

El con desprecio me miro y me dijo: “Lárgate, Maldito andrajoso”

Creo que tenía mala pinta, pero solo le dije: “Quiero ser como tú”

—¿Estás seguro? —Dijo él —

Si, contesté muy convincente

Me llamo René, acompáñame para cambiarte de aspecto y hacerte un ladrón respetable.

Lo seguí muy entusiasta, al fin iba aprender a sobrevivir

Llegamos a una vieja casa, me dijo que estaba abandonada y por eso le pertenecía.

Yo solo sonreí, el me dio ropa, comida y me ayudo a sobrevivir.

Me señalo las reglas.

1-No matar ni mujeres ni niños.

2- Ser audaz.

3- Inteligente.

4-Estratégico.

5-Siempre tener un segundo plan.

6- Primero matar que ir a prisión.

7- Si la víctima se pone ruda, amenazarla de muerte y en caso de que la policía se acerque matar a la víctima sin importar violar la regla uno.

Desde que leas y aprendas estas reglas, ya eres un ladrón.

Por último me dijo: “Robar es un arte”

Realmente comprendí porque murió mi Susan… Pero no le comente nada, ya había aprendido las reglas y me ofreció robar con el…

Me dio un arma  y salimos en busca de dinero para cenar.

El plan funciono. Él estaba en una esquina y yo en la otra, me dio una señal y nos acercamos donde una señora, ella se rehusaba tanto que  yo de aprendiz le dije, ya déjala, el me miro y me dijo “Imbécil, no eches todo a perder, y quítale el bolso”

La gente se alarmo y llamo a la policía, el me aviso que se acercaban los policías y me dijo, ya no juegues y mátala.

Iba a matar en mi primer robo —No puedo — le dije.

— Mátala bastardo. — me dijo —

Cogí el arma y la señora me miro con sus cálidos ojos y me dijo: no me mates

 ¿Acaso no tienes madre, hermana o novia?

Yo titubee, no podía y me paralice, Rene me dijo: “IDIOTA” .Enseguida me quito del escenario y le disparó, en seguida me indicó que corriera y así escapamos de la policía.

En todo el camino recordé a la cálida señora, que murió frente a mí.

Solo le grite a René, ¿Porque la mataste canalla?

Acaso olvidaste las reglas, Agradece que te salve la vida y no te entregue con los poli — me dijo —

Estaba asustado realmente, comimos con el dinero de la señora y enseguida eso salió  por el noticiero, yo me asuste y le dije a René.

El solo me dijo: deja de asustarte o te reconocerán, en ese bar que estábamos, la gente no paro de mírame…

Fue el día de otro robo, ese salió calmado, robamos una billetera y la víctima no se rehusó…

Así pasaron varios robos y ya me estaba olvidando de todo…

Pero nos contrataron para robarle a un millonario

— La torpeza más grande —

René me dijo ya aprendimos estrategias, ya  te fijaste que robar es un arte, ahora si viene lo más peligroso, si salimos vivos de esta, somos geniales…

¿Por qué dice eso René? — Le pregunté —

En robos grandes ninguna regla vale, si es de matar a tu compañero de robo, se lo hace y si es de matarte también lo haré. Esta es la prueba de fuego — dijo —

¡A la mierda!, sí que me preocupe, yo no había matado, no con mis manos.

El gran día llego: Apresúrate Juan — dijo René —

El señor Jiménez era el más grande político de aquel jugar que estábamos, el plan se puso en marcha.

Nos dimos la mano y dijimos juntos “Robar es un arte”,” Seamos artista hoy”

Luego de eso René me dijo “Eres un buen tipo y me agradas hermano”

Me dijo hermano, René  fue lo más extraño de  ese día.

Una vez más me dio la señal.

Nos acercamos a Jiménez le tapamos la boca, René lo apuñaló y yo lo golpeé. Ya teníamos el botín listo y parecía ir todo normal, El señor Jiménez no había muerto, pero el canalla llamo a sus guardaespaldas, la policía y toda la seguridad necesaria, nos acorralaron, René me dijo, “Tenemos que escapar, mijo”

Justo cuando corríamos un policía disparo a René, yo solté el botín y lo agarré, le dije — “HERMANO, TEN CALMA, RESISTE” —

Agarre su arma y mate dos policías y corrí donde René.

Todos me siguieron y sin querer volví donde el Señor Jiménez, le dieron otro disparo a René y yo solo grite “NO”

René suspirando me dijo — “Déjame, vete y sálvate” —

Yo corrí y agarre al Señor Jiménez, déjenme ir y soltare al Don

—Les dije —

Ellos no me creyeron, yo estaba desesperado, preocupado, El Don me dijo, —no seas imbécil, entrégate—

Yo le dije — “CÁLLESE, VIEJO” —

Entre tanta desesperación, vote a Jiménez al piso, lo mire a los ojos, esa fue mi debilidad, él me dijo “ya déjame, estoy herido, hazlo por Susan”

Yo titubee de nuevo y le dispare, el murió y me dijo: ojala te pudras en la cárcel

Salí corriendo de allí, todo ensangrentado, estaba desesperado no tenía escapatoria, fui disparado por toda esa seguridad y caí al piso casi inerte.

Han pasado 5 años desde que aprendía robar, estoy en prisión cumpliendo una condena de 30 años , me confesé culpable, no tenía salida, tenía la muerte de Susan a mi cargo, varios robos y por último la muerte del Señor Jiménez.

— Soy Lucas y me  confesé culpable, yo quería el dinero de Susan; por eso la mande a matar y por eso murió mi hijo, yo aprendí mucho con René, aprendí el arte de robar y por último mate al señor Jiménez, él era mi suegro. —

cuchillo_con_sangre_afp_320__1343915868

Hasta aquí el pequeño relato.

Buen día 🙂

Muchos abrazos para ustedes ❤

Anuncios

Deja un comentario ♥

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s