Un poco más...

¿Es posible que exista tanta felicidad?

Sí, si es posible y en esta ocasión lo contaré desde mi perspectiva, compartiré de manera muy gustosa algo muy importante, y quizá alguno se identifique conmigo.

Tiempo atrás platicaba con un amigo, ¿por qué los Cristianos son felices? ; y aparte he escuchado muchos comentarios al respecto, dado el caso, ¿por qué no decirlo a los cuatros vientos?

Por ahí escuché que decían… “Son muy felices”

Demasiado felices para mí…

Y…. ¿quién no quiere estar feliz siempre?

Estar reconfortado, con una máxima protección y un amor sinigual.

Dios no ha prometido maravillosas cosas para nuestras vidas; Él quiere que nos gocemos en su presencia; y aquí no  pienso achacar; ni pretendo poner en menos a alguna otra creencia, como siempre, respeto a cada uno de ustedes; y si se da al caso para compartir alguna experiencia o novedad. ¡Bienvenida sea!

Alguna vez por sus mentes ha pasado, ¿por qué vivimos? ¿Qué hago aquí?

Suele pasar por varias mentes, incluso en momentos de depresión puede asaltar cuestionamientos de tal magnitud, hecho que no debe ser así…

Dios nos creó con un propósito bien definida y toda la gloria y la honra es para ÉL…

¿Por qué tanto gozo en sus vidas?

Tienen a Dios en su corazón, conocen de su infinito amor; y están lleno de Bendiciones… ¡Infinitas bendiciones!

Él nos sorprende sin esperarlo, seamos confiados, Él es fiel cono nosotros a pesar que en muchas ocasiones estemos alejados… Él está ahí, dándonos su amor, apoyo y cuidado de manera incondicional… “No son pizcas de suerte”, son Bendiciones proporcionadas por Él.

¿Hay consejos para poder ser feliz?

Sí, por supuesto, ¿por qué no habrían de existir?

1-Deja el pasado, quítalo de tu vida. No lo agarres más… No estés con eso que te agobia, que te llena de resentimiento y entristece tu corazón… El resentimiento es parte del odio, ¿por qué guardar eso como algo importante?

¡Deséchalo! Es hora de un cambio…

No podrás ser feliz jamás, al menos que aprendas a olvidar el pasado.

2-Olvida tus errores, tus deslices , tus actos inapropiados.

¡Quita aquello de tu mente y de tu vida!

Pídele de todo corazón perdón a Dios, un perdón real; un arrepentimiento sincero, aquel que te ahoga doblar rodillas ante Él.

Olvida esos sufrimientos, quita de tu vida eso que te hace mal, aparte que te quita gozo; envenena tu vida con esa pesada carga. ¡Elimina esa carga!

Dios te perdonará, Él es bueno con nosotros, es tan misericordioso que mandó al mundo a su Hijo para que muera por nosotros y perdona nuestros pecados, gracias a eso tenemos ese privilegio de poder orar, hablar con Él y pedir perdón para que sea otorgado de manera inmediata, quizá alguno conozca la historia de que antes se hacían sacrificios para que se otorgue perdón; pero en su amor infinito Él mandó como sacrificio a su Hijo, ¡Su Hijo!

Para perdonar nuestros pecados, ¡qué maravilla! y, entonces… ¿cómo no dejar de agradecerle?

3-En Cristo, nueva Criatura eres, las cosa viejas ya pasaron. Él te da una nueva vida, nuevas oportunidades, te muestra más de su palabra; te brinda un familia y amigos incondicionales que jamás pensaste encontrar, te hace un nuevo hombre… Cambia todo, es tan misericordioso que siendo pecadores, Él nos da tantas oportunidades, ¡Tantas!

4-Dios te ha perdonado todos tus pecados en Cristo Jesús, como lo he mencionado ya.

Perdónate a ti mismo, Dios ya te perdonó.

Deja ese sentimiento de culpa, deja eso que te atormenta. Sé libre de esas angustias.

5-Deja de buscar felicidad donde no la hay.

Una reflexión que por ahí vi, nos indicaba que:

¿De qué vales buscar a Dios en lugares santos si donde lo has perdido ha sido en tu corazón?

No procures buscar felicidad en las personas, la gente no puede hacerte feliz, hay personas que te fallan cuando menos lo esperas, pueden incluso lastimarte. No los culpes, ni culpes a otros de tu infelicidad; no conocen a Dios, oremos para que Dios toque su corazón y cambie eso.

Que Dios les dé también un nuevo corazón…

No procures buscar la felicidad en los placeres de la vida, Dios quiere para ti un cambio, ¿por qué aferrarse a lo material?

No tendrás felicidad viviendo en la inmundicia, en vicios, eso no te traerá felicidad no hallarás felicidad viviendo en la inmoralidad. El baile, el erotismo y la pornografía, eso no te dará calma, pregúntate ¿estoy haciendo bien? ¿Cuánto me dura la felicidad con tales cosas? ¿Esto le agrada a Dios?

Esos “pequeños placeres”, te brindan una supuesta felicidad, pero… ¿has notado lo efímera que es?

Dios te brinda Pequeños grandes placeres  y lo mejor, no son efímeros, ¡son infinitos!

¿Quieres acaso una felicidad que está medida en cuestión de momentos?

Con Dios, todo momento es maravilloso, ¡TODO!

Por eso quienes tienen a Cristo en su corazón, son tan felices… Están llenos de gozo; estamos llenos de gozo… Llenos de las promesas de oro que Dios nos da en sus Sagradas Escrituras.

Por eso nos gozamos; somos inmensamente felices.

6-No procures buscar felicidad en el pecado.

El pecado lo único que te puede traer es destrucción, ¿has obtenido acaso algo bueno por un hecho que no es agradable?

No, no lo creo…

7-No te compares con nadie, Dios te ama tal como eres, Él nos hizo a su imagen y semejanza.

Tú puedes ser feliz siendo tú mismo, tú puedes alcanzar la felicidad en esta vida ahora mismo, aceptando a Jesús como tu salvador personal, Él es el principio de esa felicidad infinita.

Tú eres especial, y como lo he mencionado antes, estás aquí con grandes propósitos, no desmayes en ningún momento.

Con defectos y virtudes, Dios te quiere tal como eres, no pondrá pretexto alguno, Él te ama, ama a todos sus hijos.

Otra reflexión que me pareció interesante es la de un billete…

Del billete de $20 dls.

Un conferencista bien conocido empezó su seminario sosteniendo un billete de 20 dólares. En un salón de 200 personas, preguntó. “¿a quién le gustaría tener este billete?”

Muchas personas se levantaron. Les dijo, “Le voy a dar este billete de 20 dólares, a cada uno de ustedes, pero primero déjenme hacer esto”

Procedió a arrugar el billete.

Después preguntó, “¿Quién lo quiere todavía?”

Aun muchos levantaron las manos, “bueno”, respondió.

“¿Qué tal si hago esto?”

Y lo tiró al piso, acto seguido comenzó a pisotearlo con su zapato. Lo levantó, ahora todo arrugado y sucio. “¿Ahora quién lo quieres?”

Aun se levantaron manos.

Seguido esto dijo: “Amigos míos, y han aprendido una lección de mucho valor, no importa lo que yo haga al dinero, ustedes así lo quieren porque eso no disminuyó su valor. Seguían siendo veinte dólares.”

Muchas veces en nuestras vidas, somos tirados, arrugados y aplastados en tierra por las decisiones que hacemos y las circunstancias que vienen en nuestra dirección.

Se llega a un punto de sentir que no se tiene valor, pero sin importar lo que ha pasado o pasará.

Nunca  perderás tu valor en los ojos Dios.

¿Te das cuenta cuán maravilloso es Nuestro Padre Celestial?

Es el principio de la felicidad, ahora sí… puedes asegurarte que si existe una felicidad llena de gozo.

Gózate en su presencia, ámalo, vive bien… y no desmayes.

¡Ánimos! 

No pierdas ni un segundo más, Dios tiene grandes cosas para ti….

Espero que este pequeño post, sea de ayuda y bendición para sus vidas.

Gracias por leerlo.

¡Apapachos y sonrían siempre! 🙂

Dios los bendiga

FIRMA 

Anuncios

2 thoughts on “¿Es posible que exista tanta felicidad?”

Deja un comentario ♥

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s