Tardes Frías

Frío de un Viernes

Ese vidrio empañado del frío de un Viernes por la mañana, qué bello sentimiento.

Un frío recorre el cuerpo atado a un pesar muy profundo, qué triste ser.

Yo, quien fui una llama viva, una incandescente hoguera,

¡YO! EL FUEGO QUE TE HACÍA ARDER

¡Y HOY ESTÁ APAGADO!, qué decepción…

Vienes a mi sin ningún reparo, como si fuese a perdonarte, que equivocado sentimiento.

Yo no te perdonaré jamás, el hecho de tú que me hayas perdonado todo sin mirar atrás.

¿Por qué lo haces?

Debes odiarme, aborréceme por mis pecados ¡ser celestial!

Bendita sea tu alma pura.

Yo, quien te desterré al más profundo infierno, tú, me elevaste al más infinito paraíso.

No lo olvido.

Déjame ser el pecado de mis pecados, el castigo de tu martirio,

que me merezco eso y aún peor, tu completo desinterés.

Eso es lo mejor.

Déjame ir, esa tu mejor elección.

No te merezco, mereces algo mejor, mi propuesta final.

Me das tu sonrisa y abrazo fraternal, mi más grande debilidad.

Julio Solórzano Ugalde

Volvieron las tardes frías ❤

Julio y sus letras 🙂

Por pequeñas cuestiones no había podido actualizar ese espacio 🙂

¡Apapachos y bendiciones!

De parte de Julito, un abrazo 🙂

Anuncios

Deja un comentario ♥

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s