Conóceme un poco. - Annette C.M, Ecuador

Mi aventura por la Isla Santay

Después de ese feriado quedé con una amiga, y qué mejor que platicar, pero lo hicimos caminando porque fuimos a la Isla Santay.

Calma, que seguía en mi ciudad, solo me moví un poquito, para ser precisos de cantón, porque queda en Durán.

Entonces, mi aventura comenzó justo por el malecón del salado que fue el punto de encuentro, para variar pensé que llegaría tarde, aunque llegué a tiempo y me tocó esperar.

Ruego mucho por motes de paciencia, y me gusta ver los alrededores, así que aunque espere no estoy taaaaaaaaan desocupada.

Sigo agradeciendo mucho que ese día fui con zapatos cómodos.

Debo confesar que para llegar a la Isla Santay demoramos mucho, pero les acorto el camino.

Aquí para ingresar.

Justo por acá, se ingresa con la cédula o si eres extranjero con el número de pasaporte para identificarte como visitante.

Y como para caminar la Isla Santay es mucho, demasiado diría yo, estamos hablando de una hora de camino, pues, entonces, puedes optar por alquilar una bicicleta o llevar la tuya.

Mapa de Santay.

Ubicación de la Isla.

Para acceder más de mapas de la Isla Santay,puedes pinchar aquí.

Navegar un poco en google maps, aquí.

Una vez dentro con lo primero que te topas es con esta vista si vas a pie.

Sí, fui a pie, todavía me pregunto cómo resistieron mis pies.

Mientras iba con mi amiga,ella muy paciente.

El puente principal de la Isla Santay…

Rodeado por el río Guayas, y es una simpática extensión de puente.

Les dejo la página de la Isla Santay, aquí.

Puente Durán -Santay con 4,5 km de longitud.

Cuando ya terminas el puente recién estás ingresando a la isla, donde te indica si quieres ir a la EcoAldea o a Duran, por falta de energía se eligió la EcoAldea, hay que considerar que caminar 4 km, era cuestión de valentía con tremendo puente.

Acá, en todo el ingreso de la aventura a la EcoAldea, nos topamos con una señorita del ministerio de turismoq ue nos recibió muy amablemente, nos saludó y con gran sonrisas estábamos dentro.

Entre naturaleza, sol, calor, y muchas ganas de regresar si no te gusta caminar es lo que te encontrarás.

La Isla Santay con una extensión de 2 174 hectáreas, alberga a alrededor de 245 personas, que fueron beneficiadas con la construcción de importantes obras. La cocodrilera es uno de los atractivos turísticos más representativos y que más aportará al desarrollo sostenible de la isla. Este espacio natural cuenta con senderos ecológicos, pasarelas de estructuras metálicas, un centro de interpretación, una clínica, una oficina, tres casetas, un  mirador y una área para la preparación de alimentos. Los 11 cocodrilos que habitaban en un espacio reducido, ahora cuentan con un lugar apto para su desarrollo natural.

Con la infraestructura adecuada, las familias viven dignamente y en armonía con la naturaleza, realizando actividades turísticas y brindando diferentes servicios a los visitantes, a través de la Cooperativa Las Palmeras de Santay, la que conformaron como una fuente de sustento. Para ello, el Ministerio del Ambiente capacitó a la gente sobre turismo comunitario, con el fin de que aprovechen los recursos de la Isla de una forma sustentable.

Biodiversidad

La importancia del Área Nacional de Recreación Isla Santay y Gallo, radica en su alta biodiversidad y demás recursos naturales, paisajísticos e incluso su valor histórico y cultural. Su declaratoria como humedal RAMSAR, la  hace aún más relevante y la convierte en un área de interés mundial y prioritario para la conservación, pues sus aguas circundantes proporcionan un hábitat para varias especies de animales y plantas.

Fuente: Ministerio del ambiente

En todo el camino te encontrarás con historia, esa estará presente en cada espacio.

Dichosos los que andan en bicicleta

En el camino encontré esto, que ya ni recuerdo su nombre…

Adivinen quién se sentó en medio camino, sí… fui yo.

Entre tanto caminar, me quedé con algo que no esperaba, hay una pequeña escuela allá…

Los padres salen con sus hijos en bicicleta y siguen por el rumbo hasta la EcoAldea

Entre tanto trayecto, llegamos a la EcoAldea, y dejamos de ver tanta camino, cansancio y naturaleza que nos barza con el ruido de las aves y el viento.

Quizá estaba con cara de cansada.

Un poco de la EcoAldea

Cuando llegamos lo primero que hice fue sentarme, mis pies me mataban.

Ni se pregunten porqué con tanto sol y estaba con abrigo , la verdad fue todo inesperado y eso evitó mucho que no quedé quemada.

Al estar allá, hay una pequeña cabaña que es un tienda, puedes comprar más para beber por la tremenda caminata, oi algo de comer para recuperar fuerzas.

El ambiente en sí, es acogedor y muy tranquilo.

Y bueno las ganas de comer también son tranquilas.

Empanadas para amenizar el camino

Además en toda la esquina del comedor , hay un lugar pequeño donde venden artesanías.

En un caso que desees llevar un recuerdito del lugra.

Desde búhos de madera, hasta cocodrilos del mismo material, o serpientes de goma.

Así como aretes, pulseras,llaveros y cosas que ver.

No pueden faltar los sombreros, es que hace falta, en serio.

Una pequeña vista a cómo es la Ecoaldea.

De seguro todos muy relajados.

Puentes, casas altas, madera, fresco alrededor y bicicletas, es el ambiente que se percibe y lo que se ve de los habitantes.

Aquí el llavero que compré.

Y el rumbo seguía…

El sendero para llegar.

Paneles solares…

De entrada.

¡COCODRILOS!

Y saber que estar parado ahí significa que abajo están los cocodrilos.

Entonces luego de visitar cocodrilos regresamos a pies, todo eso de nuevo….

TODO.

Y compramos más agua para regresar.

Y nos fuimos…

Santay.

Con cara de cansada…

De regreso de camino, con mil letreros y cansancio.

Estaba demasiado cansada y me senté en el trayecto sin ganas de regresar…

Y más…

A mitad de camino…

Mis fotos de aventura:

Mi vista hasta me jugó una mala pasada. ¡Qué chistosito el sol allá! #IslaSantay #AllyouneedisEcuador #turismo

A post shared by Annette C.M. De Portuguéz 🍁 (@annettec.m) on

Con cara de ¡quiero llegar pronto a mi casa! »Caminar por la Isla Santay. #IslaSantay

A post shared by Annette C.M. De Portuguéz 🍁 (@annettec.m) on

Parece que el abrigo de alguien se ve diferente. #IslaSantay

A post shared by Annette C.M. De Portuguéz 🍁 (@annettec.m) on

Qué final de camino interesante. #IslaSantay

A post shared by Annette C.M. De Portuguéz 🍁 (@annettec.m) on

Si vas a la Isla Santay necesitas:

Agua, bloqueador, ropa cómoda, disposición para caminar o ejercitarte y mucha ganas de vivir una aventura.

¿Ya dije agua?

Y así, viví mi aventura en es pedacito de rincón que también guarda Ecuador.

Los quiero mucho,¡Apapachos!

Sonrían siempre 🙂

                                              Annette C.M

Anuncios

Deja un comentario ♥

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s