Tardes Frías

Nuestra charla

​Nuestra charla.
Vierto millones de letras apaciguando mi inocencia sólo para darme cuenta de mis pecados sin perdón.

Quisiera, si pudiera, volver al lugar dónde era feliz y darme una buena razón para continuar con mi farsa, ver si era necesario mentirme a mi mismo en los momentos cruciales dónde merecía el perdón divino o el castigo eterno.

No puedo si quiera juzgarme, soy el capitán inexperto de un mar tormentoso, voy a la deriva siempre que tengo las riendas del navío.

Perdóname amada mía, el pasado no lo puedo cambiar y prefiero que se quede así, arrepintiéndome por haber fracasado en el sutil arte de amarte.
— Julio Solórzano U.

Anuncios

Deja un comentario ♥

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s