Conóceme un poco. - Annette C.M, Diaria - Annette C.M, Ecuador

10 cosas que extraño de Ecuador

Hola.

Estoy con las emociones revueltas hace mucho y creo que algunos se habrán dado cuenta. Introduciré la entrada con la mayor brevedad posible.

LOVE ECUADOR

img_20171119_151155_688369396414.jpgMi nombre es Annette y nací en Guayaquil, Ecuador. Llegué a Buenos Aires, Argentina, el 31 de octubre del 2017 y sí ya es más de un año. Debo confesarles que ha sido duro desde que llegué, veinte años en un mismo lugar y de repente separarte de todo,¡cuesta mucho!

Gracias a Dios el apoyo de mi esposo que ha sido incondicional.

Aquí unas cuentas cosas que extraño de Ecuador.

Maxime Quijoux "De l’Argentine à la France, les reprises d’entreprises par les salariés" - Dim Gestes | Dim Gestes

1- Mi familia

El hecho de haberme separado de mi mamá, papá y hermana es algo que cada día cuesta. Y más con la conexión que tenía con mi mamá y hermana. Eramos algo así como las tres mosqueteras, juntas a todo lado de aquí por allá. Y también pensamos que estaríamos siempre juntas. Las extraño cada día y son inevitables las lágrimas al recordar todo lo vivido y lo poco que puedo compartir ahora.

2- La amistades

Siempre pensé que en Ecuador estaba sola y que no tenía con quién compartir, pero mala la hora que pensé eso, en Buenos Aires si me he sentido sin amigos realmente y más porque me ha costado adaptarme y hacer amistades. Allá bastaba hacer una llamada, mandar un mensaje y juntarme con excompañeros de la escuela,del colegio, de la universidad, personas de la iglesia, de los cursos que realicé, de los excompañeros de trabajos, sin embargo muchas veces prefería pasar sola pensando que no había nadie, cuando realmente estaba todo mi mundo ahí. Todo lo que he vivido.

Siempre estaba alguien para mí y tenía amigas con las que nunca faltaba un café y con las que nos poníamos al día del mucho tiempos sin vernos.

No me alcanzarán las disculpas por no haberme despedido de tanta gente cuando me fui.

Quiero además recalcar acá que extraño a mis hermanos en Cristo.

Cambiarse de congregación también es difícil, todo lo que conocías se ha ido, pero sabes que Dios siempre está donde sea que vayas.

3- La comida

He de confesar también que aprender a cocinar me costó horrores, y que en Buenos Aires no sirvió taaaaaaaanto porque lo mismo no se come. Extraño desde mis jugos favoritos, como el de naranjilla, maracuyá,tomate de árbol y mora. Con tantas cosas más que acá es dificil de encontrar. Como buena Guayaca (que nació en Guayaquil) me crié con el plátano verde, el encebollado, el arroz con menestra, el ceviche,las cosas ricas del mundo que jamás creí que dejaría de comerla por tanto tiempo. Y muchos etcéteras porque son muchas comidas.

Todo ha cambiado acá a guisos, asado, choripan, milanesas, empanadas y tantas otras cosas que sí, son ricas, pero no es lo mismo que uno ya conocía. Mi almuerzo en Ecuador se basaba de un plato de arroz con su debido acompañado, uno de sopa y su jugo/ gaseosa y a veces hasta tu postre, ya sea fruta, gelatina, etc.

Acá un almuerzo la primera vez que llegué fue un solo plato, o solo un guiso, o los tallarines solos, yo, por lo irónico que parezca los comía con arroz allá, porque sí, esas costumbres estaban. No les voy a mentir, los primeros días sentía un vacío. Un gran vacío en el estómago. Quizá hambre porque comía más o quizá los recuerdos también.

4-La gente

Acá no sé si es porque obvio, soy extranjera y muchos no saben realmente cómo tratarme, y lo digo porque me lo han dicho, así tal cual. Le contaba a alguien de Guayaquil que acá basta con que abra la boca,se escuche mi acento y las preguntas empiecen a llover:

¿De dónde sos?

¿Cuántos años tenés?

¿Qué tal es Ecuador?

¿Cuánto tiempo vivís acá?

¿Con quién vivís?

¿Te gusta Argentina?

¿Cómo es el clima allá?

¿Por qué viniste?

¿Sabés bailar salsa?

¡Qué lindo acento tenés!

Y cuando las preguntas y cosas así terminan, usualmente la plática acaba. Cuando por casualidad pasamos conversación en las clases (porque sí, esto es vivido por la universidad) y se dan cuenta de que soy “buena onda” suelen decirme que no sabían cómo tratarme. Obvio no todas las experiencias han sido así, he conocido gente que desde el inicio me ha hablado y pues me ha preguntado de la cultura de mi país.

Oh,y aunque parezca aburrido, La mayor parte de las conversaciones son del clima.

Y al ser allá tropical, con una pequeña sonrisa me dicen que le invierno acá debo vivirlo bien. Y también como es de esperarse hay gente que me ha visto con mala cara o algunas que preguntándome por la comida, han hecho cara de asco.

En fin, hay anécdotas para contar…

En Guayaquil, había mucha gente que pensaba que no era de mi ciudad, casualmente tenía un acento “diferente” para algunos. Siempre me voy a considerar Guayaca hasta la médula. Y bueno,allá nací, era obvio  que la pasaba a mi manera, las preguntas para conocerse eran diferente, se basaban en mi edad, lo que me gusta, lo que estudio, y saltaba algún tema de interés. El clima era lo de menos.

Quizá extraño ir más al grano con un tema, sé que a la gente la da curiosidad conocer quién soy, pero veremos qué sigue pasando.

 

5. La forma de hablar

Para empezar en Argentina se habla con voseo y pues yo neutro.

Las conjugaciones en voseo al inicio me daba dolor de cabeza y tenía algo dentro de mí confundido. Mucha gente de mi país se ha quejado conmigo porque según ellos estoy perdiendo mi acento y dejando de lado mis raíces, por otro lado mis compañeros de clases suelen molestarme “así se dice acá” “como vos decís no” Sí, esos chistes me hacen.

A fin de cuentas, el oído está junto al voseo y algún acento de acá se me ha pegado.

Y aunque me juzguen, así son las cosas cuando sales de tu país. No puedes pretender que el país se acostumbre a ti, debes aprender sus cultura. No dejaré de ser Ecuatoriana aunque algún día cambie mi “tú” por “vos”.

Otra cosa que me ha costado y me cuesta mucho es entender los modismos acá.

Les cuento una anécdota:

En mis clases de Historia el docente para llegar a los estudiantes todo lo hacía con modismos, y yo a la mitad de la clase me perdía porque NO ENTENDÍA NADA.

Entonces,  anotaba lo que podía de lo que entendía y en otra hoja anotaba los modismos para al llegar a casa poder saber qué dijeron,porque sí, había compañeros gentiles que aunque no sabían cómo explicarme,lo hacían. Y otros solo se limitaban a decirme “es algo que solo los Argentinos sabrán” “vos no sabés todavía cómo somos los argentinos”

Hay de todo realmente, ja ja ja

Pero un beso gigante a los que siempre me han dado un mano ❤

6- Los productos

Como sabrán, país nuevo, cosas nuevas,vida nueva. MUNDO NUEVO.

Y pasa que soy muy obvia, creo. O es que no dejo nunca de impresionarme con lo que veo. Antes de llegar a la Universidad, a unas cuadras hay un kiosco ( lo que en Ecuador le decimos tienda)  siempre iba a comprar, pero nunca sabía qué, incluso muchas veces he comprado cosas que no sabía qué eran, que no me gustaron y pues que hasta quien atendía se reía.

Una vez en  voz alta se me salió decir “a qué sabrá esto” Y el señor desde la caja me dijo, “averígualo, tiene buena pinta” ja ja

Sí,señores. Vivo experimentando.

Y cuando he ido a kioscos al reconocer mi acento antes de cobrarme me pregunta: ¿no sos de acá verdad?

Creo que todavía las preguntas me caen de sorpresa.

Así que los días que no quiero responder preguntas, me preparo mentalmente e intento hablar en voseo para evitar preguntas sorpresas. Porque también me pasó que un día pregunté por una dirección,solo me miraron de pie a cabeza y no me respondieron. Jé…

7- Los lugares

Esto me causa nostalgia, señores.

Al inicio buscaba lugares que me recuerden a mi ciudad. Y me negaba a no encontrar nada.Me negaba a olvidar los lugares por los que estuve rodeada tanto tiempo.

Me negaba olvidar el sabor y la tranquilidad que me daban esos lugares.

Acá todavía no encuentro algo parecido, ya que mucho no conozco y el temor de perderme me ha cegado.Sé que encontraré mi lugar.

8- Los ritmos musicales

Acá de por sí piensan que uno lleva la salsa en las venas, ja ja ja

Yo con las justas  muevo los dedos, no digo que nunca la he bailado, pero creo que realmente no estoy a la altura de rozar la palabra baile.

Acá escucho seguido cumbias,las infaltables músicas del momento, algún cantante de tango en el subte, pero falta eso tropical y lo propio de mi país que a veces llegaba a los oídos.

9- El transporte

Allá yo era maestra de maestras para andar en los transportes y me aventaba a tomar cualquiera que dijera que me llevaría al lado que quería y no me importaba si era otro recorrido, sabía que si me perdía podía buscar un punto estratégico para desde ese punto volver de cero a mi recorrido.

Acá no conozco 😀

La intranquilidad se huele en mis poros, si me pierdo sé con las justas buscar un lugar estratégico que me he planteado siguiendo mi plan de vida antiguo, pero no es lo mismo.

El tren sigue sorprendiéndome , y me marea si lo veo rodar, je je je

El subte me sigue pareciendo divino, pero la cantidad de combinaciones en distinto puntos aún no logro aprender.

 

10- La moneda

Para el que no sabe, en Ecuador se usa el dólar, y acá en Argentina se usa el peso argentino, entonces, el valor del dólar sube y baja, actualmente más sube que baja. Jé…

Acá la vida es más cara que en Ecuador, entonces al inicio no llegaba a mí la noción del dinero, aprendí rápido a usar la moneda, tanto como la de Perú cuando fui de vacaciones, pero hay algo que se me hacía inevitable al inicio, cada que iba a comprar algo tenía que hacer la conversión en dólar para saber cuánto estaba gastando.

Y si era más caro que lo usualmente compraba en Ecuador, me lo replanteaba. Gracias a Dios mi esposo, para que vaya conociendo desde comida , chucherías y dulces, nunca le puso precio a eso y me adapté más rápido al valor que se considera normal de las cosas.

Un ejemplo rápido, allá un pimiento costaba desde 0,15 centavos de dólar y cuando recién llegué acá el pimiento que le dicen morrón costaba 15 pesos ( como un dólar en ese tiempo)

Me parecía carísimo pero así era normal acá.

Pd: El dólar acá ya está como a veinte pesos (3/2/2018)

En fin, extraño esos pequeños precios de Ecuador que aunque suban estoy segura que no tanto como está acá.

El Ecuador posee cuatro regiones diferentes por lo cual es mega diverso.  https://es.pinterest.com

Y hasta acá la entrada de hoy.

Gracias por leer.

Gracias a ustedes por leer todo lo que este blog les ofrece. Mi gracias, de verdad.

Gracias a mi familia de Ecuador por seguir creyendo en mí.

Gracias a mis amistades de Ecuador por desde lejos apoyarme.

Y a esas amistades de Argentina que puedo contar con los dedos, les agradezco infinitamente por hacerme espacio en su corazón y darme ánimos siempre ❤

Y antes de finalizar un infinito gracias a mi esposo por estar junto a mí y dejarme conocer el país que lo ha visto crecer en muchos aspectos.

 

Ecuador necklace!

¿Qué es lo que más les gusta de su país?

Los leo ❤

Apapachos y sonrían siempre

 

 

 

Anuncios

2 comentarios en “10 cosas que extraño de Ecuador”

Deja un comentario ♥

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s