Conóceme un poco. - Annette C.M, Diaria - Annette C.M, Sin categoría

Autobiografía

(Quiero compartirles esta autobiografía que hice para mi clase de escritura. Pensé que no podría escribir algo de ese estilo y creo que no resultó tan mal)

38698748_709418502725429_8684199413226143744_nMi nombre es Annette Analí Caicedo Mora, nací una tarde fría de agosto de 1996, en Guayaquil, Ecuador.

A pesar de no tener tantos años encima, siempre hago alusión a una vejez que para muchos no poseo, por lo tanto piensan que es una  forma exagerada de ver las cosas, pero siempre sentí los años pasar muy deprisa sobre mí, creo también que mi infancia fue como una entropía; sin embargo los recuerdos me gritan mejores momentos. Resido hace casi dos años en  Buenos Aires, Argentina con mi esposo y dos mascotas, viviendo un día a la vez para que todo lo construido se intensifique cada segundo.

Soy exestudiante de Ingeniería Química; aunque no era lo mío, al dejar la carrera hice varias cosas, entre esas estudiar para ser masajista fisioterapéutica, dar clases de distintas áreas, dedicarme a escribir, explorar esas historias que llevaba conmigo y actualmente estudio para una Licenciatura en Comunicación Social.

Amo escribir, es una forma de revivirme , porque quizá a veces siento que partes de mí han muerto y que partes van muriendo y cuando creo que la cura no existe, escribir me salva. Cuando tenía siete u ocho años hice mi primer contacto con las letras, gracias a mi madre destrozando una canción de Julio Jaramillo, titulada Consejo de oro, era una tarea para luego declamar en público, disfruté mucho ese momento, en aquellos tiempos me fascinaba leer lo que creaba y participar en obras de teatros del colegio, hasta que sufrí pánico escénico declamando y me alejé de los concursos.  No solo mi madre se aguantó la emoción de mi mente inquieta, mi hermana amaba las historias que le inventaba para dormir, recuerdo que siempre pedía una más, y no me rehusaba.

Otro texto que me marcó mucho fue La leyenda de Cantuña, era alucinante cuando lo descubrí en uno de los libros de la biblioteca de mamá, desde ese día tuve mucha fijación con la fantasía, y me parece admirable quienes se dedican a ese género, tan admirable como el libro de Laura Gallego, Donde los árboles cantan; aunque confieso que las historias funestas pueden atraerme como lo hizo en su momento Janne Teller con su libro, Nada. Creo que siempre me vi marcada por las historias, pero sé que siempre llevaré tatuada la poesía, es el estilo que más ha tocado mi vida, y el último libro que me he calado las fibras fue Todos mienten de Canela y el penúltimo Hasta la última uva de Mariana Kruk a quien pude escribirle hace poco para darle mis impresiones,fue un deleite.

En todo este camino de descubrir autores, me dio tiempo de descubrirme, fuera de escenarios ,solo frente a una hoja en blanco que me da en algunas ocasiones debilidad, suelo decir que: el tiempo se carcajea de mis letras, el mundo de mis sueños, el pincel se ríe de mi falta de talento, y yo me rio de todos ellos. Quizá es una  forma más que encontré para seguir creando, porque siempre necesito hablarme.

Si me guío por los años desde el 2014 me dediqué más al ambiente literario,he conocido mucha gente de todos lados, en ese año nació mi blog que aún conservo y  moví algunos corazones con mi relato corto “Enamórate de un escritor” , no sé si sea algo que me atreva a leer ahora sin dejar de reír.

En el 2015 abrí mi blog de poesía, Madrugadas tibias, donde solo publicaba en las madrugadas, así mis sentidos estaban más cuerdos y espabilados.

En 2016, colaboré en EmylRadio con poemas, un proyecto de Perú, y el año siguiente en una revista digital de España  y en un colectivo de escritores de varios países.

En el proceso puedo decir que tengo dos obras que han nacido por mis poros: Por un fragante café que fue una versión digital de cortesía para mi blog y Esto es para ti, cariño que salió con una editorial pequeña de México. Las demás ideas siguen encerradas revoloteando en mi biblioteca personal.

La pregunta incesante que me atraviesa es el porqué del afán de escribir, y sencillamente es porque ya no me imagino no haciéndolo, ya no puedo imaginarme sin escribir; escribo para llover por dentro, para volar; aunque nunca pueda hacerlo; escribo para perderme en cualquier renglón y en cualquier recuerdo.

Con firmeza sé que he recorrido caminos que nunca imaginé. Y lo he recorrido quedándome quieta y diciéndome que al final del día no importa quién te conozca sino a quién salves. Y he salvado a muchos sin querer, mientras me salvaba primero.

 

Besos y apapachos.

Los quiere,Annette.

5d722p

Anuncios

Deja un comentario ♥

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s